Chica Q'hubo de la semana

Elizabeth Quintero

El  | 


Elizabeth Quintero Viana nació en Bello hace 22 años, mide 1,75 metros, es abogada y ejerce su carrera, así como el modelaje, oficio en el que está hace 2 años.

«Yo entré al modelaje porque toda la vida hice deporte, fui patinadora 8 años y atleta 5, y cuando estaba como en séptimo semestre de Derecho mi mamá me dijo que no podía seguir vistiéndome o comportándome como niño, entonces me metió a clases de modelaje y ahí me enseñaron etiqueta, a comer, a caminar, a utilizar tacones, pasarela, fotografía, cómo posar, me enseñaron todo en la academia», reveló Elizabeth.

Desde entonces, asegura, «me empezó a salir trabajo y a gustarme lo que hacía porque me pagaban muy bien (risas). En un principio jamás me imaginé que yo tuviera algo qué ver con el Derecho porque pensaba que todas las modelos eran brutas, que no estudiaban o que no hacían nada, pero me di cuenta de que eso no es así, en el mundo del modelaje me encontré con que casi todas son profesionales y así fui complementando mi carrera y el modelaje».

¿Cómo te sientes de haber sido una de las 12 ganadoras del concurso?

«No me lo esperaba porque me imaginaba que el prototipo de mujer que estaban buscando era superdiferente, pensaba que eran niñas más operadas o mas producidas, y yo soy más bien sin nada. Me sentí muy orgullosa, y la experiencia fue genial».

¿Qué crees que los jurados vieron en ti para que estuvieras en el grupo de ganadoras?

«Yo creo que actitud porque yo se la metí toda el día de la elección en la pasarela, daba vueltas, me reía, es decir, me la gocé mucho, entonces no se me vieron los nervios y disfruté mucho ese día».

¿Qué te queda de toda esta experiencia?

«Me quedaron compañeras supervaliosas, conocí amiguitas geniales con las que viajé y de hecho en el primer filtro conocí a 2 niñas y ambas pasaron con nosotras al calendario. El viaje nos unió más, nos reíamos y así hicimos otra pequeña familia de las Chicas Q’HUBO de este año».

¿Cuáles son tus sueños profesionales?

«Quiero ser una abogada exitosa, no obstante, por ahora mi meta más cercana es comenzar a hacer la maestría en Derecho Público. Y en el modelaje pienso que si Dios me trajo hasta aquí sin hacer ningún esfuerzo, lo que se vaya dando, porque no era mi plan de vida, me ha ido superbién y he conocido personas maravillosas. No están de más los ingresos extra que llegan por ser modelo».

¿Qué te pareció la experiencia del Photoshot en el Amazonas?

«Demasiado calor y muchos mosquitos, incluso me caí haciendo las fotos (risas), no obstante, la atención fue genial, los fotógrafos nos trataron muy bien, la alimentación fue riquísima. En definitiva, conocimos demasiado, cuando yo miraba las fotos no creía que una producción fuera conmigo. Fue todo muy bonito».