Solo para hombres

Mantenga las cuenta en cintura

El  | 


original

Al comenzar el año muchos son los propósitos que se establecen las personas.

Van desde cambiar de actitud hasta mejorar la apariencia, pasando por las finanzas.

Y en este último punto llega el tema del ahorro y de mejorar los ingresos, pero para ello es indispensable hacer un presupuesto, que no solo debe contemplar el ingreso y el egreso.

Por ejemplo, economistas del portal manejatusfinanzas.com de multibanca Colpatria recomiendan establecer metas y definir categorías en los gastos mensuales.

Cuentas: Economistas del portal finanzaspersonales.com recomiendan hacer una lista diaria de todo lo que se gasta (alimentación, transporte, ocio y los gastos ‘hormiga’), multiplíquelos por los días laborales del mes. Elabore otra lista con los gastos de fin de semana (generalmente son más altos). Con ello tendrá una idea de sus gastos generales y que no son fijos (arriendo, servicios, mercado, etc.). Finalmente establezca cuáles son sus gastos fijos y sus montos, incluya arriendo o cuota de vivienda, servicios, salud, mercado, vehículo, tarjetas, celular y ahorro (debe ser el 10 % de su salario).

Control: Al tener registrados todos los compromisos financieros le será más fácil identificar las fallas o las fortalezas con sus finanzas, así podrá tomar correctivos, mejorar o fortalecer eso que ya tenía anteriormente. Esto le permitirá controlar su dinero, limitarse a controlarlo y cumplirlo cada mes. Según sus necesidades, antes de realizar el presupuesto tenga en cuenta su realidad; es decir, no es lo mismo un presupuesto de un estudiante, una ama de casa, un trabajador independiente, un asalariado o un pensionado. Sea coherente y establezca lo que se ajusta a su ocupación. Puede incluir categorías o subcategorías en los ingresos, por ejemplo, salario, asesorías, trabajos extra, pensiones, etc., todo suma y todo resta también.

Metas: Defina lo que quiere lograr con el dinero, hacia dónde quiere ir y hacia dónde van sus esfuerzos, así logrará establecer el valor de lo que debe guardar y por cuánto tiempo. Por ejemplo, si ya sabe cuánto le cuestan las vacaciones, tenga claro el tiempo que tiene para conseguir el dinero y cuánto deberá ahorrar para ello. Haga un cuadro (computador o papel) y revíselo constantemente.