Noticias

El pintor de las curvas de una chica Q´hubo

El  | 


José Luis Orozco se inspiró en María Clara Gómez para hacer una obra de arte

«Estoy nervioso». Con esa frase, José Luis Orozco Naranjo recibió a María Clara Gómez en su casa, en la vereda Perico de Envigado. Él es un exmecánico y conductor de camiones, de 63 años, que perdió sus piernas en un accidente mientras viajaba por carreteras de Colombia, en 1971. Ella es una joven modelo de 18 años, que llegó al selecto grupo de las 12 Chicas Q’HUBO que aparecen en nuestro calendario de 2015.

La imagen del mes de octubre fue la que unió sus vidas en un lienzo. Luego de una visita al templo María Auxiliadora, en Sabaneta, pasó por el Parque Berrío y allí vio el calendario: lo compró de inmediato.

Pintor de la chica Q´hubo «Todas las niñas estaban muy lindas, pero me pegué de la cara expresiva de María Clara», comenta el hombre que ha pintado también a Claudia Helena Vásquez y a Caterine Ibargüen. «Me enamoré. Me pareció un rostro supremamente angelical y ninguna otra me gustó y me decidí a pintarla», agregó, aclarando que nunca ha estudiado artes o algo por el estilo y que todo es cuestión de «un talento innato».

Pero José Luis no se quedó solo con la oportunidad de pintar a María Clara. Después de mostrarle algunas de sus obras anteriores y contarle cómo hizo y deshizo su rostro cientos de veces en menos de un mes, para quedar satisfecho, le regaló a la joven una serenata privada. Entonó un disco de Carlos Gardel y otro de Leo Dan. Y aunque no es un profesional, su voz sí resonó con toda la emoción de estarle cantando a su musa inspiradora.

Cuadro Chica Q´hubo

«Tenerla acá es como un sueño. Cumplí el deseo de conocerla y entregarle el cuadro», comentó feliz, pero con algo de timidez. Simplemente, agradecida

José Luis no fue el único nervioso del encuentro. María Clara no sabía qué se encontraría en la casa campestre, pero al verse reflejada en la pintura, solo pudo sonreír y sentirse halagada. «Te quedó superbien», le repetía mientras miraba la obra y cada detalle. «El cuadro está superlindo. Se parece mucho a la foto y me sorprende que una persona que nunca ha estudiado artes, haga un trabajo tan bien hecho como él», dijo María Clara, quien ya piensa en qué parte de su casa va a colgar la pintura que, con tanto cariño, le hizo un admirador. el pintor de las curvas de una chica q’hubo

José Luis se empeñó por plasmar en su pintura el «rostro angelical» de María Clara. Ella agradeció el gesto y se mostró feliz por ser la inspiradora de la obra.

José Luis se sintió complacido por el gesto de María Clara para recibir la obra que pintó inspirado en ella. La discapacidad de José Luis lo alejó de los camiones, pero le permitió acercarse a las dos pasiones que practica como aficionado: el canto y la pintura.

Karen Londoño

klondono@qhubo.com

FOTO: Robinson Sáenz