Chica Q'hubo de la semana

Valentina Oquendo

El  | 


Valentina Oquendo Atehortúa se atrevió a hacer lo que pocos enfrentan: dejar una carrera universitaria para luchar por su sueño de ser modelo y actriz. “Fue complejo decir en mi casa que tenía otros planes de vida, porque estaba estudiando administración y turismo y lo dejé por dedicarme a la actuación y al modelaje. Mi papá ya intuía que lo que estaba haciendo no me hacía feliz, entonces cualquier día me preguntó si quería hacer otra cosa y de una le dije (risas). Afortunadamente me apoyó y me dijo que hiciera lo que me hacía feliz”, contó. Aún con una pequeña risa nerviosa, Ñuñu, como es conocida Valentina por sus familiares y amigos, nos comparte su vida desde la sala de su casa. Allí, en presencia de su papá, nos cuenta que su gusto por el modelaje y de las personas de las que ha aprendido a ser la modelo que es ahora. “Carolina Cruz, Natalia París e internacional la Kardashian y Kendall Jenner me han ayudado un montón a pulirme en esta carrera, por eso las admiro”, relató. Aparte de modelar, la bella joven de 19 años se prepara para ser actriz y como buena artista, “siempre libero mi mente de la pena y pienso en cosas positivas para que mis obras de teatro y pasarelas salgan bien”.

 

¿Recibió críticas por salirse de la carrera?

“Sí, muchas y en ocasiones la gente me dice cosas como: ‘estás loca, cómo dejas una carrera por el modelaje’, porque mucha gente no ve estos oficios como algo importante, como estudiar una administración. Ha sido muy difícil enfrentar la gente porque no valoran el trabajo. Respeto lo que me dicen, pero no lo comparto porque este medio tiene muchas cosas bonitas”.

¿Cuándo se le despertó el gusto por el modelaje?

“Desde que era bebé me ha gustado el modelaje, pero no tuve la oportunidad de empezar porque no tuve la orientación, entonces, desde hace 1 año me metí a una academia y comencé en forma”.

¿Qué le gustaría lograr con el modelaje?

“Muchas cosas, una de ellas es ser reconocida y poder vivir de mi imagen, pero eso sí, no perder mi esencia”.

¿Cuál es su esencia?

“Mi sencillez y gratitud, es lo que más admira la gente de mi personalidad”.

¿Qué más hace aparte de modelar?

“Estudio actuación. Me va muy bien en el mundo de las artes escénicas”.

¿Qué es lo más duro de ser actriz?

“Llevo año y medio en el medio de la actuación y sin duda lo más duro es sentir las emociones, que la interpretación no se vea falsa. Actuar no es fácil, aunque la gente piense todo lo contrario”.

¿Por qué le gustaría ganarse Chica Q’HUBO?

“Es mi sueño desde niña verme en un periódico, entonces me gustaría mucho cumplir ese anhelo”.

¿Cuáles son sus sueños?

“Quiero verme algún día detrás de un televisor actuando o modelando, ser un ejemplo para las mujeres de que sí se pueden cumplir los sueños. Además, por el lado del modelaje, verme en una pasarela europea”.

¿Lo más difícil de ser modelo?

“Empezar a darte a conocer en el medio porque la competencia es grande y hay muchas y excelentes modelos”.

¿Qué más le gusta además de modelar y actuar?

“Me encanta ir al gimnasio, allá puedo pasar horas, y comparto mucho con mi familia en planes como cine, teatro, comidas, juegos y demás”.