2018

Samantha Mesa Jiménez

El  | 


En una pared blanca hay 4 fotografías, en cada una se ve a una hermosa chica. Las imágenes muestran cómo ha crecido con el pasar del tiempo. En la primera tiene solo 4 añitos y una sonrisa a la que le faltan algunos dientes, en la siguiente ya es toda una adolescente que celebró sus 15 años. Q’HUBO está en la sala de la casa de Samantha Mesa Jiménez, la joven de las fotos, nuestra segunda Chica Q’HUBO del mes de agosto, que es una tesa para las los números y las pasarelas. Cómo no decir que Sam, como la llaman sus amigos y familiares, es una dura para los números, si con tan solo 19 años divide su tiempo en 2 carreras. “Soy una niña muy estudiosa, ya que hago 2 carreras ligadas a las matemáticas. Una se llama Costos y Auditoria, esa le llevo en el quinto semestre, y la otra es Economía, voy en primer semestre”. La morena de 1,65 de estatura, cabello negro, ojos rasgados y cuerpo moldeado aprovecha toda esa belleza e inteligencia para abrirse camino en el modelaje con un propósito: “Me gustaría obtener reconocimiento para que la gente deje de encasillar a las modelos con el tema de que todas estudian Comunicación Social, Fotografía o que no estudiamos y solo tenemos que ser bonitas, no, las modelos podemos ser bonitas e inteligentes. Quiero que nos dejen de encasillar”.

 

¿Cómo es un día de Samantha?

“Salgo de mi casa antes de las 6:00 a.m. para estudiar la carrera de Economía. Luego vengo a mi casa a almorzar y a las 4:00 p.m. salgo para la otra carrera de Costos y Auditoria, hasta las 10:00 p.m. Llego rendida a casa a dormir. Los fines de semana que los tengo libres voy al gimnasio y me cuido el cuerpo con la alimentación”.

¿De dónde salió el gusto por los números?

“Desde el colegio me gustan los números porque creo que son indispensables para todo en la vida, me encantan. Siento que mediante los números uno puede llegar a analizar muy bien las cosas. Me gusta mucho analizar. Cuando termine las 2 carreras me quiero especializar en Análisis Financiero”.

¿Qué le dice la gente porque estudia Economía y es modelo?

“Es como una cara de ‘¡qué raro!’, pero que genial. Se interesan mucho en cómo lo hago. Ambas cosas las disfruto mucho y soy muy feliz con mi profesión y mi ‘hobby’”.

¿Cómo llegó al modelaje?

“Fue a los 14 años al ingresar a una academia de modelaje para ser femenina. Ahí fue que descubrí mi talento con las cámaras. Además de ser modelo he participado en 4 reinados. En Bello, Itagüí, Medellín y Bogotá. De los 4 solo he ganado 1, pero en todos he obtenido premios, por ejemplo, en el de Bogotá tuve el rostro más lindo”.

¿Qué tal el mundo de los reinados?

“Es muy difícil y hay que estudiar un montón porque las preguntas son muy complejas, entonces uno tiene que aprender de todo lo del departamento, por eso defiendo a las modelos y las reinas porque nosotras tenemos mucho que estudiar”.

¿Qué ha sido lo más difícil de ser modelo?

“Cuando te dicen que no en un ‘casting’, eso es lo más difícil del mundo porque uno se autocastiga. Con el tiempo he aprendido que no hay que desmotivarse, sino lograr que esas caídas te hagan más fuerte”.

¿Cuáles son sus sueños?

“Terminar las 2 carreras y con eso construir mi propia empresa, porque quiero ser mi propio jefe, no me gusta recibir órdenes. En el modelaje me gustaría ser muy reconocida”.

¿Qué hace cuando no está estudiando o modelando?

“Adoro estar con mi familia, ir a cine y estar con mi perrito, Rey, que lleva conmigo 4 años, y lo amo”.

¿Por qué le gustaría ganar Chica Q’HUBO?

“Porque es algo gigante para la carrera de modelaje. Esto ha sido lo más grande que he hecho como modelo y sé que si gano, me hará muy reconocida”.

¿Qué le dice la familia del modelaje?

“Siempre me han brindado apoyo y me aconsejan sobre las cosas malas que puede haber en la profesión”.

¿Qué es lo que más le admiran?

“Lo estudiosa que soy, eso impacta mucho a la gente porque hago 2 carreras. Físicamente les gusta mucho mi cabello”.