2018

El  | 


Desde los 7 años Catalina Obando Bedoya, nuestra primera Chica Q’HUBO del mes de agosto, amaba mirarse al espejo y desfilar, porque su sueño era convertirse en una gran modelo profesional. Esa ilusión le duró a Cata, como le dicen sus familiares y amigos, hasta los 13 años, pues “de pequeña no tenía la madurez para decir que ser modelo era lo que quería y no sabía tomar decisiones”, afirma la joven que hoy con 26 años se la juega con todos sus encantos en Chicas Q’HUBO para triunfar en las pasarelas, sin miedo al qué dirán. “Pienso que las cosas son en el momento que se den y, pues, ahora tengo mi momento con Q’HUBO, el cual voy a aprovecharlo al máximo”.

¿Por qué retomó el modelaje?

“Mucha gente me preguntaba por qué no era modelo, ya que veían en mí cualidades que reúnen estas mujeres y, pues, la verdad, a mí me gustan un montón las cámaras, las pasarelas y siempre me dio como susto, pero hoy con Q’HUBO dejó atrás todos los miedos para cumplir mis sueños”.

¿Qué le dio el empuje para volver a hacerlo?

“Todo empezó con Chicas Q’HUBO , ya que es una oportunidad que abre muchas puertas, porque así uno no gane, he conocido contactos y he recibido propuestas de trabajo. El solo hecho de participar en Q’HUBO da oportunidades. Es la primera vez que veré mi foto en un periódico y eso me tiene feliz”.

¿A qué se dedica?

“Me gradué de la universidad en el 2014 de Planeación y Desarrollo Social. Esto se ocupa de trabajar por los proyectos que hagan las alcaldías para la comunidad. Lo decidí estudiar porque me encanta ayudar a la gente”.

¿Qué le gustaría lograr como modelo?

“Siempre he querido demostrar que una mujer bonita no es torpe. Además que las modelos al igual que un profesional se preparan y no es una profesión que sea fácil”.

¿Qué cree que es lo más difícil de ser modelo?

“Diría que el hecho de perder tu vida privada y convertirte en un personaje público porque eso genera críticas, y qué pereza, pero siento que soy capaz con eso”.

¿Por qué le gustaría ser Chica Q’HUBO?

“Porque es una oportunidad que abre puertas para darse a conocer y triunfar en este campo que es tan difícil”.

¿Cómo se cuida el cuerpo?

“Hago mucho ejercicio, voy todos los días al gimnasio y entreno con un equipo de fútbol para mujeres 4 veces a la semana. Además, adoro bailar. Hago de todo porque me encanta comer mucho”.

¿Qué le dice del modelaje la familia?

“Me apoyan mucho y están muy felices. Los primeros 2 filtros los hice sin contarles porque me daba miedo no pasar, pero cuando pasé el tercer filtro les conté con mucha alegría y fuimos muy felices. Mi mamá siempre me había insistido en que me inscribiera”.

¿Ve el modelaje como una opción de vida?

“Sí, por supuesto, pienso que tengo que aprovechar mis capacidades y fortalezas en el modelaje, y más que la gente me dice que lo hago bien y que tengo buen registro. Desde siempre me ha gustado”.

¿Cuáles son sus sueños?

“Me gustaría ser una gran modelo porque lo estoy viendo como una posibilidad de vida. Con mi carrera lograr un trabajo estable y bien pagado”.