Solo para hombres

Razones para rechazar un empleo

El  | 


Conseguir empleo es una de las situaciones más complejas que vive cualquier persona. Las ofertas son pocas o no responden a sus necesidades. Y aunque las obligaciones estén muy latentes, existen ciertos momentos en los que es mejor decir ‘no’ que someterse a circunstancias que terminan perjudicándolo. Algunas labores son muy difíciles de afrontar y en ocasiones las personas suelen aceptarlas porque es la única opción que, en un momento de desespero, se les presenta. Por eso, Q’HUBO le muestra 5 momentos en los que es mejor rechazar las ofertas que llegan, bien sea por que lo detienen en su carrera profesional o lo someten a condiciones inaceptables.

  • Cuando el sueldo no cumple las expectativa

Todos trabajamos para poder vivir y pagar las cuentas. Ante la necesidad de encontrar rápido un empleo creemos que la primera oferta debe ser tomada por encima de todo. No obstante, si el pago es menor a nuestro presupuesto o no corresponde al perfil profesional, es mejor buscar nuevas opciones.

  • No garantiza una buena calidad de vida

No solo cuenta una buena pensión y las debidas prestaciones. En un trabajo deben existir condiciones que permitan que usted se sienta a gusto y saludable. Si el trabajo demanda más de lo que usted está dispuesto a dar, es mejor decirle NO.

  • No tiene crecimiento de oportunidades

Empezar desde abajo está bien, porque ayuda a comprender el proceso del trabajo y desarrolla la vida de las personas. Pero si en un empleo no existe la posibilidad de ascender en su cargo y recibir como recompensa a su esfuerzo la mejora de sus condiciones, es preferible que no lo acepte, pues en cualquier momento se sentirá estancado, poco valorado y con ganas de tirar la toalla.

  • Cuando la jornada laboral es esclavizante

En la vida hay que tener tiempo para todo: el trabajo, la familia, los amigos y el descanso. Si la oferta de principio le está advirtiendo que necesita su disponibilidad 24 horas al día, sin horario fijo y con trabajo los fines de semana, es mejor que vaya buscando otras opciones. Aunque el pago sea el mejor, no todo es dinero; arriesgar su salud y bienestar no debe ser una opción.

  • Cuando la vacante no ha sido cubierta en varios meses

Algo anda mal cuando una vacante ha estado sin cubrirse, o cambia de empleado muy seguido. Este fenómeno habla mucho sobre el tipo de trabajo que se requiere, la satisfacción de la persona que lo realiza o las condiciones que ofrece la empresa a quien ocupa el cargo. Pueden existir detalles que no han convencido del todo a quienes ya pasaron por ese trabajo o también estuvieron en carpeta.